Sociedad de Naciones y la participación de Argentina.

Las terribles consecuencias que dejó la primer guerra mundial, plantearon la necesidad de crear una organización  internacional que velara por la paz y la seguridad a nivel mundial, y que evitara que el mundo vuelva a padecer una guerra semejante.

Así, a instancias del presidente de EE.UU Thomas Woodrow Wilson, demócrata, en 1918 se dirigió al Senado norteamericano para expresar su deseo de conformar una “liga para la paz” que implicara un compromiso de los estados para evitar recurrir a la guerra nuevamente. Este discurso se conoció como “el discurso de los 14 puntos”.

En 1919, los firmantes del tratado de Versalles, que acordó los términos y condiciones del fin de la primer guerra mundial, crearon el estatuto de la Sociedad de Naciones, que inició sus actividades en 1920.

A pesar de que  el presidente de EE.UU fue el impulsor de Sociedad de Naciones, no fue miembro de la misma. ¿Por qué? Porque cuando hubo que ratificar el tratado de Versalles en el Senado, éste no lo ratificó, una de las causas fue que estaba en su mayoría conformado por el partido opositor, los republicanos. Y para ser miembro de Sociedad de Naciones el requisito era haber firmado y ratificado el Tratado de Versalles.

¿Cómo se componían los miembros? Había 3 categorías de miembros:

  • Miembros originarios: los estados vencedores de la primer guerra mundialque habían firmado y ratificado el Tratado de Versalles. (32 estados)
  • Miembros invitados: los originarios invitaron a los 13 estados neutrales a ser parte de Sociedad de Naciones. Entre ellos Argentina que fue neutral.
  • Miembros admitidos: debían aceptar cumplir con las disposiciones del tratado.

Durante la presidencia de Yrigoyen, en 1920, se invitó a la Argentina a adherirse al Pacto de Sociedad de Naciones, que acepta y envía una misión diplomática integrada por Honorio Pueyrredón, Marcelo T. de Alvear, entre otros. Pero la delegación argentina va con una serie de propuestas:

  1. Que tratándose de una sociedad llamada a establecer la paz, no se debería distinguir entre estados beligerantes y neutrales que son parte de ella.
  2. Que todos los Estados del mundo puedan ser admitidos por igual.

El 7/12/1920 la delegación argentina se retira de la Sociedad de Naciones ante la negativa de aceptar la propuesta de Argentina. La postura que sostenía nuestro país era que “la victoria no da derechos” y que por lo tanto se debía aceptar a todos los Estados que quieran ser parte de esta sociedad creada para garantizar la paz mundial.

En 1932 Argentina vuelve a Sociedad de Naciones durante la presidencia de Agustín P. Justo, presidente de facto.

Y finalmente, en 1946, se disuelve la Sociedad de Naciones, en parte, por uno de los principales fracasos que fue evitar la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), además fue muy débil en la toma de decisiones, ya que el país más poderosos del mundo no era integrante.

Luego fue sucedida por Naciones Unidas.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Historia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s