Archivo de la categoría: Historia

Sociedad de Naciones y la participación de Argentina.

Las terribles consecuencias que dejó la primer guerra mundial, plantearon la necesidad de crear una organización  internacional que velara por la paz y la seguridad a nivel mundial, y que evitara que el mundo vuelva a padecer una guerra semejante.

Así, a instancias del presidente de EE.UU Thomas Woodrow Wilson, demócrata, en 1918 se dirigió al Senado norteamericano para expresar su deseo de conformar una “liga para la paz” que implicara un compromiso de los estados para evitar recurrir a la guerra nuevamente. Este discurso se conoció como “el discurso de los 14 puntos”.

En 1919, los firmantes del tratado de Versalles, que acordó los términos y condiciones del fin de la primer guerra mundial, crearon el estatuto de la Sociedad de Naciones, que inició sus actividades en 1920.

A pesar de que  el presidente de EE.UU fue el impulsor de Sociedad de Naciones, no fue miembro de la misma. ¿Por qué? Porque cuando hubo que ratificar el tratado de Versalles en el Senado, éste no lo ratificó, una de las causas fue que estaba en su mayoría conformado por el partido opositor, los republicanos. Y para ser miembro de Sociedad de Naciones el requisito era haber firmado y ratificado el Tratado de Versalles.

¿Cómo se componían los miembros? Había 3 categorías de miembros:

  • Miembros originarios: los estados vencedores de la primer guerra mundialque habían firmado y ratificado el Tratado de Versalles. (32 estados)
  • Miembros invitados: los originarios invitaron a los 13 estados neutrales a ser parte de Sociedad de Naciones. Entre ellos Argentina que fue neutral.
  • Miembros admitidos: debían aceptar cumplir con las disposiciones del tratado.

Durante la presidencia de Yrigoyen, en 1920, se invitó a la Argentina a adherirse al Pacto de Sociedad de Naciones, que acepta y envía una misión diplomática integrada por Honorio Pueyrredón, Marcelo T. de Alvear, entre otros. Pero la delegación argentina va con una serie de propuestas:

  1. Que tratándose de una sociedad llamada a establecer la paz, no se debería distinguir entre estados beligerantes y neutrales que son parte de ella.
  2. Que todos los Estados del mundo puedan ser admitidos por igual.

El 7/12/1920 la delegación argentina se retira de la Sociedad de Naciones ante la negativa de aceptar la propuesta de Argentina. La postura que sostenía nuestro país era que “la victoria no da derechos” y que por lo tanto se debía aceptar a todos los Estados que quieran ser parte de esta sociedad creada para garantizar la paz mundial.

En 1932 Argentina vuelve a Sociedad de Naciones durante la presidencia de Agustín P. Justo, presidente de facto.

Y finalmente, en 1946, se disuelve la Sociedad de Naciones, en parte, por uno de los principales fracasos que fue evitar la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), además fue muy débil en la toma de decisiones, ya que el país más poderosos del mundo no era integrante.

Luego fue sucedida por Naciones Unidas.

Deja un comentario

Archivado bajo Historia

Argentina durante la Primer Guerra Mundial

La Primera Guerra Mundial (también llamada la Gran Guerra) fue un conflicto bélico mundial iniciado el 28 de julio de 1914 y finalizado el 11 de noviembre de 1918. Involucró a todas las grandes potencias del mundo, que se alinearon en dos bandos enfrentados: por un lado, los Aliados de la Triple Entente (Francia, Reino Unido y Rusia), y, por otro, las Potencias Centrales de la Triple Alianza (Alemania, Austria-Hungría e Italia.). Detonante: fue el asesinato del Archiduque de Austria, pero las causas profundas tenían que ver con: rivalidades territoriales y nacionalismos, rivalidades económicas y rivalidades políticas y diplomáticas. Interviene EE.UU en la triple entente.

Resultado: Vencen Triple Entente y sus aliandos a la Triple Alianza. Se firma el tratado de paz de Versalles.

La hegemonía europea había marcado la relación con Argentina, pero la primera guerra mundial y la pos-guerra marcaron una situación inquietante: el cambio de los esquemas de referencia. La expansión económica de Estados Unidos beneficiaba a los aliados y enemigos, y prolongaba la crisis de los perdedores.

Los países latinoamericanos oscilaban en mantener buenas relaciones con Estados Unidos, mantener vínculos con Europa pero sin involucrarse demasiado.

La Argentina declaró la neutralidad. En 1914, cuando estalla la primera guerra mundial, el entonces presidente Victorino de la plaza declaró la neutralidad. Como neutral, Argentina siguió abasteciendo a los europeos de materias primas como lo hacía antes de la guerra, pero con algunos condicionantes producto de la misma guerra. Cuando H. Yrigoyen asume la presidencia en 1916, ratifica la neutralidad. Para Inglaterra, el abastecimiento de cereales y carnes era vital. Para los imperios centrales, Alemania especialmente, querían aislar el abastecimiento de Gran Bretaña, por lo que formaron un cerco. Para el radicalismo, Argentina tenía que ser neutral, no debía involucrarse en la lucha de las potencias sino que debía ser un mero espectador. Esta posición fue puesta en jaque cuando los alemanes hundieron dos buques argentinos cargados de suministros por submarinos alemanes. La prensa presionaba para que Argentina le declare la guerra a Alemania y salga de la neutralidad, pero Yrigoyen pudo mantener con firmeza la neutralidad y pidió una indemnización, que poco después fue pagada por el gobierno alemán por los daños causados al pueblo argentino.

Deja un comentario

Archivado bajo Historia

La música como fuente

La música también sirve para describir la historia, a veces caracterizando una situación, y otras como herramienta de protesta. Enrique Santos Discépolo escribió la letra del tango “Cambalache” en 1934, durante la década infame describiendo el contexto y denunciando los males de la sociedad. La problemática no sólo es universal  y aplicable a cualquier país, sino que casi ocho décadas después sigue siendo tan vigente y actual como aquel día.

Cambalache

Que el mundo fue y será una porquería ya lo sé…

(¡En el quinientos seis y en el dos mil también!).

Que siempre ha habido chorros, maquiavelos y estafaos, contentos y amargaos, valores y dublé…

Pero que el siglo veinte es un despliegue de maldá insolente, ya no hay quien lo niegue.

Vivimos revolcaos en un merengue y en un mismo lodo todos manoseaos…

¡Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor!…

¡Ignorante, sabio o chorro, generoso o estafador!

¡Todo es igual!

¡Nada es mejor!

¡Lo mismo un burro que un gran profesor!

No hay aplazaos, ni escalafón, los inmorales nos han igualao.

Si uno vive en la impostura y otro roba en su ambición,

¡da lo mismo que sea cura, colchonero, rey de bastos,caradura o polizón!…

¡Qué falta de respeto, qué atropello a la razón!

¡Cualquiera es un señor!

¡Cualquiera es un ladrón!

Mezclao con Stavisky va Don Bosco y “La Mignón”,

Don Chicho y Napoleón, Carnera y San Martín…

Igual que en la vidriera irrespetuosa de los cambalaches

se ha mezclao la vida, y herida por un sable sin remaches

ves llorar la Biblia contra un calefón…

¡Siglo veinte, cambalache problemático y febril!…

El que no llora no mama y el que no afana es un gil!

¡Dale nomás!

¡Dale que va!

¡Que allá en el horno nos vamo a encontrar!

¡No pienses más, sentate a un lao,

que a nadie importa si naciste honrao!

Es lo mismo el que labura noche y día como un buey, que el que vive de los

otros, que el que mata, que el que cura o está fuera de la ley…

    Enrique Santos Discépolo

Letra extraída de: http://www.todotango.com/english/las_obras/letra.aspx?idletra=154

Deja un comentario

Archivado bajo Historia

Pacto Roca-Runciman

El contexto en que se da este pacto  fue que producto de la crisis del ’30, Gran Bretaña tomó una serie de medidas para proteger el mercado de las carnes de la Commonwealth, y por el que sólo compraría carnes  a sus colonias, como Canadá, Australia, Sudáfrica, entre otras.

Así, en el año 1932 Gran Bretaña  celebró los conocidos Pactos de Ottawa por los que se daba prioridad a sus colonias para comerciar, dejando de lado a la Argentina. Esto llevó a que el gobierno del presidente Justo envíe inmediatamente una misión diplomática a Londres para negociar y no perder a su principal comprador.

La misión fue encabezada por el vicepresidente de Argentina, Julio A. Roca (hijo) y el 1º mayo de 1933 Roca y Sir Walter Runciman, encargado de negocios de Gran Bretaña, firmaron el conocido y muy cuestionado Pacto Roca-Runciman, ratificado luego por el Senado Argentino (Ley 11693).

Este pacto generó posiciones muy contradictorias, por un lado, quienes lo apoyaban sostenían que era la única salida que tenía Argentina, y por otro lado, quienes lo cuestionaban sostenían que dejaba a la Argentina en condiciones cercanas a la humillación. Claro ejemplo de esto último fue la postura del Senador socialista Lisandro de la Torre que sostenía que “en estas condiciones no podría decirse que la Argentina se haya convertido en un dominio británico, porque Inglaterra no se toma la libertad de imponer a los dominios británicos tales humillaciones….”

Entre los principales puntos del pacto, se pueden mencionar:

  • Gran Bretaña aseguraba a la Argentina la compra de la cuota de carne equivalente a la que existía en 1932 (punto más bajo de la crisis)
  • Argentina daría a las empresas británicas un trato “benévolo que tienda a asegurar el mayor desarrollo del país y la debida y legítima protección de los intereses ligados a tales empresas”
  • Gran Bretaña “estará dispuesto a permitir” la participación de hasta un 15% de frigoríficos argentinos en la cuota de la carne, el resto, el 85% sería reservado a los frigoríficos de capitales británicos.
  • Argentina mantendría libres de derechos al carbón y demás mercaderías que se importaban en ese momento exentas de impuestos, comprometiéndose a comprar en Gran Bretaña el total del carbón que consumía.
  • Argentina se comprometía a no aumentar los aranceles aduaneros a las mercaderías inglesas.

De la lectura de los puntos del pacto podemos ver fácilmente en las inferiores condiciones en que quedaba la Argentina en relación a Gran Bretaña, es decir, muchas obligaciones por parte de la Argentina y muchos beneficios para Gran Bretaña y sus empresas.

Hasta tal punto, que en 1935-1936 estalló un escándalo por el “negociado” de las carnes. La denuncia la llevó adelante Lisandro de la Torre, apoyado por la minoría en el Senado, que sostenían la connivencia del gobierno con los frigoríficos extranjeros y los grandes ganaderos para llevar adelante una estafa en perjuicio de los pequeños productores y del Estado. Esta denuncia involucraba ministros de gobierno como el de Hacienda (Federico Pinedo) y de Agricultura y Ganadería (Eduardo Duhau), miembros de la Sociedad Rural y frigoríficos extranjeros.

Pero el Parlamento, de mayoría conservador, obstaculizó el avance de la investigación y el escandalo terminó cuando el Senador Enzo Bordabehere, por Santa Fe, fue asesinado en el Senado en plena sesión (con un balazo supuestamente destinado a Lisandro de la Torre). Si bien el autor material fue detenido, no así los autores intelectuales. Y finalmente Lisandro de la Torre se terminó suicidando.

Este escándalo fue una clara expresión de la corrupción e impunidad que imperó durante “la década infame

Bibliografía: Ciria, Alberto. El pacto Roca-Runciman y el comercio de carnes: una gran clave”. En: Ciria, A. “Crisis económica y restauración política”. Buenos Aires, Paidós, 1994

Deja un comentario

Archivado bajo Historia

El Golpe del 30

El 6 de septiembre de 1930 se dio el primer golpe de Estado en la Argentina y marcó el inicio de una nueva época en nuestro país caracterizada por una alternancia en el poder de gobiernos civiles y militares. Los golpes de Estado constituyeron una nueva forma de restringir la participación ciudadana marginando a la totalidad de los ciudadanos, a diferencia de lo que sucedía previo a 1916 durante el régimen conservador, donde el derecho a voto estaba restringido sólo a un sector de la sociedad.

El golpe fue encabezado por el general José Félix Uriburu, director del Colegio Militar, junto a un pequeño grupo de efectivos y gran parte de la población civil, que no sólo no cuestionó el golpe sino que se volcó a las calles para apoyarlo. Dentro de algunas las causas, se pueden mencionar, la crisis económica y política, la mala relación con los militares, la edad avanzada del líder, y hasta la cuestión petrolera.

Según el historiador David Rock, el golpe fue una restauración conservadora, pero sin necesidad de volver a 1880, que destruyó al yrigoyenismo y a sus círculos políticos de clase media, logrando que ésta retrocediera y ocupe un lugar subordinado, dejando de lado los logros obtenidos durante el gobierno de los radicales.

El 10 de septiembre el general Uriburu fue declarado presidente provisional de la Nación mediante una acordada de la Corte Suprema de Justicia y como sucede en todos los golpes, se tomaron algunas medidas como disolver el Congreso, declarar el estado de sitio y se intervino todas las provincias.

El golpe del 30 tenía dos alternativas, por un lado, la que proponía Uriburu de hacer una profunda reforma constitucional que terminara con el régimen electoral y el sistema de partidos, e implantar un régimen de representación corporativa, y por otro lado, la del Agustín P. Justo que proponía un gobierno provisional que llamaría a elecciones en tiempo prudencial. Finalmente, triunfa la postura de Justo, que es elegido presidente mediante lo que se llamó “fraude patriótico”, inaugurando lo que se conoció como “década infame”.

(El fraude patriótico consistió en todo tipo de acciones para impedir la voluntad popular, como retención de libretas de enrolamiento por los patrones o empleadores y usarlas a discreción por gente de su confianza, control de votos, otorgamiento de “favores” y hasta amenazas. Tal era la situación de fraude que hasta Federico Pinedo, ministro de Justo, planteaba en 1932 que “no hubo engaño ni ocultación de la verdad, sino ostensiblemente sustitución de resultados electorales por otro”).

Deja un comentario

Archivado bajo Historia

Organización de las Naciones Unidas

Imagen

Organización de las Naciones Unidas (ONU)

Luego del fracaso de Sociedad de Naciones y las terribles consecuencias que dejó la segunda guerra mundial, plantearon la necesidad de conformar una nueva organización que velara por la paz y la seguridad internacional. Surge así la Organización de Naciones Unidas con el objetivo de reestablecer el orden quebrado por el conflicto.

En la conferencia de San Francisco (1945) se adoptó la carta de Naciones Unidas y el Estatuto de la Corte Internacional de Justicia, es decir, por medio de esta conferencia se dio nacimiento formal a la ONU. Tuvo 51 estados originarios, entre ellos la Argentina, que concurrieron a San Francisco y firmaron la carta. En la actualidad cuenta con 193 estados miembros, siendo la República del Sudán del Sur, el último estado en ser admitido en 2011.

La ONU está compuesta por los siguientes órganos principales: Consejo de Seguridad, Asamblea General, Corte Internacional de Justicia, Consejo Económico y Social, Consejo de Administración Fiduciaria y Secretaría General.

El Consejo de Seguridad está conformado por 15 miembros, de los cuales 5 son permanentes y 10 no permanentes. Los 5 permanentes corresponden a las potencias vencedoras de la 2º Guerra Mundial (EE.UU-Francia-Gran Bretaña-Rusia-China) y los no permanentes los elige la Asamblea General por un período de 2 años, renovables por mitades  y al menos no reelegidos por un período subsiguiente. Estos deben representar los grupos regionales y ser elegidos de la siguiente manera: 5 por Asia y África, 1 por Europa Oriental, 2 por América Latina y 2 por Europa Occidental y otros Estados. Actualmente Argentina tiene un representante en el Consejo de Seguridad ya que fue elegida como miembro no permanente durante el período 2013-2014.

Los 5 miembros permanentes tienen el derecho de veto, lo que significa que si en una votación de cuestiones sustantivas un miembro veta una cuestión, ésta no se aprobará. Este “derecho de veto” se reservaron las grandes potencias para bloquear cualquier decisión contraria a sus intereses.

El Consejo de Seguridad es el órgano clave dentro de Naciones Unidas en relación a que tiene la responsabilidad de velar por la paz y la seguridad internacional. Tiene distintas competencias que se encuentran señaladas en la carta de ONU (capítulos XI, VII, VIII Y XVIII). Pero es sin dudas el capítulo VII el que le permite determinar si hay una controversia y actuar en caso de que considere que haya amenaza a la paz.

Art. 39:  “El Consejo de Seguridad determinará la existencia de toda amenaza a la paz, quebrantamiento de la paz o acto de agresión y hará recomendaciones o decidirá que medidas serán tomadas de conformidad con los Artículos 41 y 42 para mantener o restablecer 1a paz y la seguridad internacionales”.

Art. 42: “Si el Consejo de Seguridad estimare que las medidas de que trata el Artículo 41 pueden ser inadecuadas o han demostrado serlo, podrá ejercer, por medio de fuerzas aéreas, navales o terrestres, la acción que sea necesaria para mantener o restablecer la paz y la seguridad internacionales”.

Deja un comentario

Archivado bajo Historia

Gobierno de los radicales (1916-1930)

 yrigoyen-radicalismo-historia-ucr

Llegar al gobierno fue el gran triunfo del radicalismo, ya que significó el triunfo de los comicios limpios y el fin del régimen oligárquico.

Yrigoyen tenía como objetivo “la reparación histórica” y sostenían “nosotros no venimos a vengar los daños producidos a la Nación, sino a repararlos”.

Gobernó con oposición en el congreso, es decir, el radicalismo logró llegar al Ejecutivo pero tenía minoría en el Congreso. Esto le traería varios inconvenientes a la hora de lograr consensos para gobernar. Recién durante el gobierno de Alvear se va a lograr la ansiada mayoría en diputados.

Otro conflicto que se generó durante el gobierno de Yrigoyen, fue una tensa relación con algunas provincias, cuyos gobernantes todavía pertenecían a la oligarquía. A lo que se recurrió a las intervenciones a las provincias, misma herramienta usada por los conservadores. Pero ¿Qué son las intervenciones federales? El art. 6 de la Constitución nacional dice: “El Gobierno Federal interviene en el territorio de las provincias para garantir la forma republicana de gobierno, o repeler invasiones exteriores, y a requisición de sus autoridades constituidas para sostenerlas o restablecerlas, si hubiesen sido depuestas por la sedición, o por invasión de otra provincia.” Este artículo no aclaraba en qué circunstancias el gobierno de las provincias estaba amenazado, por lo que dejaba un margen amplio a la discrecionalidad. Fue una herramienta utilizada tanto por el reg. oligárquico como por los radicales para intervenir en aquellas provincias que no eran de su color político y les causaba conflictos. Pero, ¿Qué conflictos? En realidad lo que estaba en juego en las provincias tenía que ver con quiénes iban a manejar el gobierno y controlar la economía. Lo que estaba en juego eran intereses políticos y económicos. El radicalismo llevó a cabo 20 intervenciones a las provincias.

Otro punto de conflicto fue al interior del propio partido, el fuerte liderazgo de Yrigoyen generó muchas resistencias al interior del partido y se terminó produciendo una escisión entre personalistas (quienes seguían a Yrigoyen) y anti personalistas (sostenían el liderazgo del partido sobre el del líder). Este conflicto se dio durante el gobierno de Alvear, quién no aceptó enfrentarse con Yrigoyen  y evitó un fraccionamiento en el partido.

Yrigoyen tuvo conflictos con el poder militar, quienes entre otras cosas, se empezaron a disgustar con el Gobierno por haber reducido el presupuesto militar, producto de la crisis producida  por la Primera guerra  mundial y por haber puesto a un civil como ministro de guerra.

Además la prensa había iniciado una campaña que desprestigiaba, satirizaba y ridiculizaba al presidente.

El 6 de septiembre de 1930 se da el primer Golpe de Estado en Argentina y que inició una larga experiencia de gobiernos civiles y militares. Fue encabezado por Agustín P Justo y José Félix Uriburu, y fue apoyado por gran parte de la población, que se volcaron a las calles para pedir la renuncia al presidente.

En relación al modelo económico, podemos afirmar que se continuó con el mismo modelo económico que los conservadores: el modelo agro-exportador basado en la producción de productos primarios para la exportación. Hasta 1930 donde comienza la crisis del modelo que fue afectado por la crisis del ’30, que se produjo en EE.UU,  pero que rápidamente afectó a todo el mundo. Y especialmente a la Argentina, ¿por qué? Porque el modelo agroexportador condicionaba fuertemente a la Argentina, que producía la materias primas  y se las vendía a los países europeos, quienes les daban a cambio divisas para comprar insumos como carbón, etc. Y a su vez le vendían a Argentina productos manufacturados.

Deja un comentario

Archivado bajo Historia