Archivo de la etiqueta: futuro

El problema de “los ni-ni”, jóvenes que ni estudian ni trabajan, en Argentina.

En Argentina, el 15% de los jóvenes entre 15 y 24 años ni estudia ni trabaja. Este porcentaje alcanza hasta un 30% en jóvenes en los estratos más bajos de la sociedad, entre los que predominan las mujeres conformando las dos terceras partes de los mismos.(1) Y según cifras de la OIT, en Latinoamérica casi el 20% de los jóvenes no estudia ni trabaja (OIT 2010).

Este enfoque que es conocido como “los ni-ni”, centra el análisis tanto en los jóvenes que abandonaron el sistema educativo como los que permanecen sin empleo, colocando en la misma categoría tanto a los inactivos que no estudian como a los que no trabajan ni buscan trabajo. Se trata de un grupo heterogéneo de distintos sectores sociales donde conviven jóvenes desempleados que buscan trabajo junto a otros que no lo hacen, así también aquellos que no estudian por diferentes motivos. No es comparable la situación de un chico que decide postergar sus estudios de ingreso a la Universidad porque no encuentra lo que le gusta con otro que tiene que abandonar sus estudios porque debe ayudar en su casa o, en el caso de la chicas, por quedar embarazadas. Si bien las causas pueden variar para un caso u otro, como así también para los distintos sectores sociales, el problema es el mismo, con un cuadro de exclusión tanto educativa como laboral de un importante grupo de jóvenes en plena edad productiva.

Es necesario no limitarse considerar este fenómeno desde un punto de vista estático, es decir, con sólo dos alternativas posibles (dentro/afuera; incluido/excluido), sino más bien desde una visión más amplia y dinámica que se centre en la vulnerabilidad de la situación y permita reconocer “una zona gris de mucha mayor amplitud caracterizada por la debilidad de los lazos de integración social”.(2)

La importancia de esta problemática radica en que tanto la inserción laboral como el acceso al sistema educativo constituyen “la parte medular de la infraestructura social que garantiza la integración social durante este período del curso de la vida”. Constituyéndose en un problema social, especialmente, si consideramos que esta exclusión viene de aquellas instituciones de las que la sociedad espera que los individuos participen activamente durante esta etapa de la vida.(3)

Diversos factores políticos, económicos, sociales y culturales confluyen para explicar este fenómeno en el que se ubica a los jóvenes como un grupo vulnerable.

Causas Directas: son las causas a las cuales se les pueden imputar de manera directa la existencia del problema central:

  • Descreimiento por parte de los jóvenes de los beneficios de contar con un trabajo.
  • En los jóvenes persiste una creencia de que la educación no reporta ventajas claras y visibles que generen expectativas.
  • Existen serias dificultades para que los jóvenes descubran la importancia de contar con una constancia y una rutina ya sea en la escuela o en el trabajo.
  • Los jóvenes no encuentran en el ámbito laboral o escolar algo que les gusta hacer.
  • Pocas oportunidades laborales y formas de contratación precaria.
  • Poca creación de empleo por parte del sector privado. (especialmente en los últimos años)

Causas Indirectas o Sub Causas: son las causas que pueden atribuir su existencia a las causas directas y permiten explicarlas.

  • La educación ha dejado de ser un nivelador social.
  • Falta de una imagen social y cultural para imitar dentro de una cultura del trabajo
  • Muchos jóvenes no cuentan con un adulto motivador y contenedor en el estudio.
  • Incremento de la demanda de experiencia y capacitación para ingresar al mercado de trabajo.
  • Existen factores culturales condicionantes que se vinculan a la vida fácil y sin problemas.
  • El sistema educativo no aporta sistemas o ideas para lograr una inclusión real
  • El sistema educativo falla en su rol social.
  • La educación ha dejado de ser un factor aspiracional
  • Cambios en el rol de los miembros del grupo familiar.
  • El sistema educativo prioriza la cantidad por encima de la calidad educativa.
  • El docente no cuenta con las herramientas necesarias para hacer su trabajo y abordar la problemática.
  • Muchos jóvenes no finalizan sus estudios secundarios y quedan sin oportunidades para trabajar
  • Existencia de jóvenes que viven en hogares con NBI (Necesidades Básicas Insatisfechas).
  • Los problemas e incertidumbres en la economía no permite la creación de nuevos puestos de trabajo.
  • Poca creación de empleo por parte del sector privado
  • Pobreza estructural que afecta a la mayoría de los jóvenes en este rango.
  • Existen serias limitaciones y condicionantes para las empresas pequeñas y medianas para tomar trabajadores y registrarlos.
  •  La gran mayoría de los jóvenes que encuentra empleo sólo tiene trabajos ocasionales y no registrados (“trabajo en negro”), con salarios bajos y pocas posibilidades de progreso y capacitación. Hay una evidente falta de trabajo “decente” para ellos.

Efectos:

  • El hecho de que 1 de cada 4 jóvenes no estudie ni trabaje (jóvenes ni-ni) tiene enormes consecuencias sociales y compromete el futuro del país. En primer lugar, es un elemento que alimenta el círculo vicioso de la pobreza.
  • Los jóvenes ni-ni tienen pocas posibilidades de encontrar un empleo decente y bien remunerado y de salir de la pobreza en el futuro.
  • El desarraigo que experimentan del mercado laboral y de la educación, los hace propensos a la delincuencia, la violencia y el consumo de drogas.
  • Creciente demandas sobre la educación pública para asumir responsabilidades por encima de su rol original de educar.
  • Los gobiernos no logran articular propuestas superadoras que generan una mayor inclusión social.
  • Crecimiento del trabajo no registrado y precario.
  • Aumento del alcoholismo y otras adicciones.
  • Incremento de las demanda sobre el estado para brindar subsidios y planes sociales.
  • Aumento de la violencia
  • Sociedades más injustas y desiguales
  • Profundización de la brechas de ingresos
  • Dependencia de planes sociales
  • Los jóvenes ni-ni se sienten ajenos a la sociedad y al margen del sistema, impactando negativamente en la construcción de ciudadanía y en la consolidación del sistema democrático.

(Autor: M.B.Z)

Referencias:

1 http://www.lanacion.com.ar/1617962-2-x-170-mm-infoen-el-pais-hay-mas-jovenes-que-no-estudian-ni-trabajan-que-hace-una-decada

2 Saraví, Gonzalo. “Entre la evasión y la exclusión social: jóvenes que no estudian ni trabajan. Una exploración del caso argentino”. En revista Nueva Sociedad 189, enero-febrero 2004, p72.

3 Ibídem, p79.

Deja un comentario

Archivado bajo Herramientas